fbpx

Reducir el Desperdicio de Alimentos

Desechos alimentarios. Es un gran problema en todo el mundo, pero cada uno de nosotros puede ayudar a reducirlo iniciando cambios pequeños y simples en el hogar que también ayudarán a ahorrar dinero y reducir la cantidad que gastas en la tienda de comestibles. Los siguientes consejos le mostrarán lo fácil que es hacer estos cambios que realmente hacen mucho; tu cartera y la planeta te lo agradecerán. 

1. Adopta una dieta más saludable y sostenible 

La vida es rápida y cuando tienes que preparar comidas nutritivas, puede ser un desafío, pero las comidas saludables no tienen que ser elaboradas. Trate de comprar productos frescos que no estén empacados y/o preparados, ya que estos artículos suelen ser más caros y producen más desechos debido a su empaque. El Proyecto ONIE tiene muchas recetas rápidas y saludables que puedes hacer en casa con ingredientes simples en 30 minutos o menos! 5 Recetas Fáciles para la Cena, 10 Cenas Nuevas en la Mesa en 30 Minutos o Menos.

2. Compra solo lo que necesites 

Planea tus comidas. Haz una lista de compras y siguela, y evita las compras impulsivas. No solo desperdiciara menos alimentos, también se puede ahorrarle dinero. Comprando frutas o vegetales congelados también puede ayudar porque puedes usar lo que necesitas y guardar el resto nuevamente en el congelador. ONIE está aquí para ayudarlos, solo haz click para empezar: 1 Lista de Mercado, 5 Recetas, Cenas económicas, No gastes demás en el supermercado

3. Escoger frutas y vegetales feos 

No juzgues la comida por su apariencia. Las frutas y vegetales con formas raras o magulladas a veces se tiran porque no son visualmente atractivas para algunos compradores. No se preocupe, saben igual y se pueden ofrecer con descuento. También debe tratar de seleccionar productos de temporada apropiados, estos productos probablemente tengan un precio más bajo y sabrán mejor.

4. Guarda los alimentos sabiamente

Mueva los productos viejos al frente de tu alacena o refrigerador y los nuevos detrás (también conocido como Primero en entrar, primero de salir o en inglés se dice FIFO). Use recipientes herméticos para mantener frescos los alimentos abiertos en el refrigerador y asegúrese de que el empaque sea seguro para evitar que entren insectos. La mayoría de los alimentos se pueden congelar en diferentes formas y saber cómo almacenarlos correctamente es clave. Si la congelación adecuada de los alimentos parece complicada, consulte este artículo para consejos, El arte de refrigerar los alimentos.

5. Comprenden el etiquetado de los alimentos

Hay una gran diferencia entre las “fecha de consumo preferente” y “fecha de caducidad”. A veces, la comida todavía es segura para comer después de la “fecha de consumo preferente”, pero la “fecha de caducidad” le indica cuando ya no es seguro comerlos. Revise las etiquetas de los alimentos en busca de ingredientes que no son saludables, como grasas trans y conservantes, y evite los alimentos con azúcar o sal añadida. Si necesitas más consejos sobre cómo leer las etiquetas de los alimentos, ONIE puede ayudarte, Dando sentido a las etiquetas nutricionales

6. Reinventa las sobras

Si no comes todo lo que preparas, congelelo para otro tiempo o usa las sobras como ingredientes en otra comida. ONIE tiene algunas ideas geniales para transformar esas sobras a comidas completamente nuevas: Platos deliciosos con sobrantes de comida

7. Put your food waste to use

En vez de tirar los restos de la comida, compostarlos. De esta manera, estas devolviendo nutrientes a la tierra y reduciendo tu huella de carbono. Los restos de vegetales no comestibles y/o sin usar se pueden usar para hacer un caldo que se puede congelar y usar más tarde. 

8. Support local food producers

Cuando compras productos locales, apoyas a los agricultores familiares y los negocios pequeños de la comunidad. También ayudas a combatir la contaminación al reducir las distancias de entrega para camionetas y otros vehículos. Consulte los recursos del mercado de agricultores de ONIE aquí Mercado de Agricultores o haga clic en el tabulador “Mercado de Agricultores” en la página principal del Proyecto ONIE. 

Pequeños cambios en nuestros hábitos diarios pueden sumarse en grandes formas que tienen un impacto global. Puedes tomar acción y parar la pérdida y el desperdicio de alimentos. Es bueno para su presupuesto y para el planeta, lo cual es beneficioso para todos. Es nuestra responsabilidad cambiar nuestros hábitos para hacer de no desperdiciar alimentos una forma de vida! 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.