fbpx

¡Cómo cultivar alimentos con semillas!

¿Alguna vez has conseguido germinar una semilla, solo para descubrir que se marchita al día siguiente? O tal vez plantaste una semilla, la regaste y esperaste, ¡pero nada creció! Iniciar a cultivar semillas puede ser un poco complicado, pero siguiendo estos simples pasos, ¡cualquiera puede tener éxito!

Paso 1: ¡Elige tu planta!

No importa lo que estés cultivando, ¡Marzo es un buen momento para que broten casi todas las semillas! Algunas plantas (como los tomates, la calabaza, el pepino, los pimientos, la sandí y las calabazas) necesitan clima cálido para ponerse en marcha, mientras que otras (como las espinacas, el brócoli, la coliflor, la lechuga) necesitan un poco de clima frío para comenzar. Marzo tiene ambos tipos de clima, por lo que casi cualquier planta estará lista para germinar este mes. PD ¿Sabía que puede comprar semillas con tus dólares SNAP en cualquier tienda que acepte SNAP que también venda semillas?

Paso 2: encuentra espacio para tus pequeñas plantas.

¿Tienes espacio adentro o afuera de tu casa? Si vas a sembrar las plantas adentro, necesitarás encontrar un área iluminada que pueda estar sobre ellas muy de cerca al menos por 12 horas al día, ¡15 es lo ideal! Si lo vas a empezar afuera, debes hacer un «mini invernadero» para ello, necesitas un recipiente de leche viejo o un recipiente de plástico grande. ¡Asegúrate de cortar varios pequeños agujeros en el recipiente para que el aire pueda fluir, y colócalo en algún lugar afuera donde reciba varias horas de sol todos los días!

Paso 3: ¡Extiende un poco de tierra y mantenla húmeda!

Una mezcla para macetas es perfecta para comenzar a sembrar las semillas. ¡Necesitas tierra ligera y esponjosa! Presiónala en cualquier recipiente que esté utilizando para cultivar tus plantas (cartón de leche, cartón de huevos…¡todas funcionarán!). ¡Agrega agua hasta que toda la tierra esté húmeda, pero no empapada! Para que tus semillas broten debe asegurarte de que el suelo permanezca húmedo pero no empapado en todo momento ¡Demasiada o muy poca agua es una gran razón por la cual las semillas no crecen!

Paso 4: ¡Planta tus semillas!

¡Coloca 2-3 semillas por hoyo para asegurarte de que al menos salga una! Algunas semillas diminutas se pueden colocar justo encima de la tierra húmeda. Deja unas pocas pulgadas de espacio entre las semillas para poder trasplantarlas al suelo o una maceta más grande después de que hayan crecido.

Paso 5: ¡Míralass crecer!

Las semillas comenzarán a crecer desde unos pocos días después de que las plantaste hasta unas pocas semanas. ¡Si están afuera, probablemente tomarán más tiempo que si estuvieran en su casa cálida! Cada pocos días revisa el suelo para asegurarse de que aún esté húmedo. Probablemente tendrás que agregar más agua a las plantas internas con más frecuencia que las externas.

¡Último paso! Trasplantar la planta

Una vez que a tus plantas les hayan crecido muchas hojas y se vean demasiado grandes para sus contenedores, ¡es hora de moverlas a su hogar permanente! ¡Puedes plantarlos en el suelo o en una maceta grande afuera! Si estás moviendo plantas de adentro hacia afuera, ¡debe moverlas gradualmente para que puedan adaptarse al viento y a temperaturas más frías! Colócalas afuera por algunas horas a la vez cada día, aumentando lentamente el tiempo que pasan afuera en el transcurso de 4 o 5 días. Este proceso es muy importante! Si comenzaste a sembrar tus plantas afuera, ya son fuertes y están listas para ser trasplantadas.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *